¿Cómo aplicar la economía circular en la empresa?

Sofía Riesco

En EOI cuentan con un máster diseñado para formar a los profesionales y directivos que liderarán la transformación hacia este modelo basado en la sostenibilidad y el respeto hacia el medioambiente.

imagen ¿Cómo aplicar la economía circular en la empresa?

¿Qué puede hacer mi empresa para contribuir a cuidar el medioambiente? La respuesta depende del tipo de actividad que desarrolle, pero hay aspectos básicos por los que se puede empezar a mejorar, como por ejemplo buscar proveedores de productos reciclados, gestionar de manera adecuada los residuos generados o investigar nuevos modelos de negocios basados en la economía circular.

Este concepto es clave en la Nueva Política Industrial Española 2030, que a través de la Estrategia Española de Economía Circular quiere fomentar la economía circular en el ámbito de la empresa. Sus objetivos están centrados en incentivar el reciclaje, la reutilización y la normativa de residuos, y los principales sectores económicos a los que se destinará este plan serán la construcción, la industria, los bienes de consumo, el sector agroalimentario, el pesquero y forestal, el del turismo y el textil.

De aquí a una década, estos propósitos pretenden lograr una reducción de los residuos del 15% respecto a lo generado en 2010, reutilizar el 10% de los residuos municipales, bajar la emisión de gases de efecto invernadero, y mejorar un 10% la eficiencia en el uso del agua. Las líneas de actuación estarán focalizadas en la producción, el consumo, la gestión de residuos, las materias primas secundarias y la reutilización del agua. Pero, ¿qué pueden hacer las empresas para contribuir a alcanzar dichos objetivos?

· ¿Qué es la economía circular?

La economía circular es un modelo en el que el ciclo de un producto no acaba con el desecho, ya que éste se convierte en materia prima. Es decir, su diseño, su producción, su consumo y su reciclaje forman parte del mismo círculo, de manera que los residuos se pueden reutilizar como recursos. Es un sistema basado en la sostenibilidad y el respeto del medioambiente, favoreciendo un consumo responsable y el aprovechamiento de las materias primas.

Para implantar este modelo en España la estrategia está centrada en una producción basada en crear productos fácilmente reciclables y reparables; en modificar las pautas de consumo para evitar el desperdicio y reducir la huella ecológica; la gestión de los residuos, dando prioridad a la reducción, la reutilización y el reciclaje; las materias primas secundarias, reduciendo el uso de recursos naturales no renovables; y la reutilización y depuración del agua promoviendo un uso eficiente.

Para lograr todo esto se impulsará la investigación, la innovación y la competitividad, así como la implicación de los agentes económicos y sociales y de la ciudadanía, y se promoverá la creación de nuevos puestos de trabajo, se mejorarán los ya existentes y se incentivará la formación de los trabajadores en materia de sostenibilidad y economía circular.

· ¿Cómo pueden las empresas aprovechar la economía circular?

El objetivo de la economía circular es alargar la vida útil de un producto, por lo que las empresas deben centrarse en la durabilidad de sus productos para generar menos residuos, y también deberán repensar éstos y sus servicios teniendo en cuenta la renovación, la reutilización, la reparación, la sustitución, la actualización, el acondicionamiento y el uso reducido de materiales.

Como en todo, hay riesgos y oportunidades, pero si se continúa con el sistema lineal de producción se estará aumentando el impacto medioambiental y el sobreuso de la tierra, lo que llevará a la escasez de recursos y a mayores precios de productos básicos. Sin embargo, al potenciar la economía circular se reducirán los costes de producción, se mejorará la competitividad y se fortalecerá la relación entre clientes, colaboradores y proveedores. También se generará empleo y se reducirá el consumo de energía y la emisión de gases invernaderos.

WBCSD (World Business Council for Sustainable Development) identifica cinco modelos de negocio que pueden desarrollar las empresas para sumarse a la economía circular:

1. Suministro circular: utilizar energías renovables e insumos totalmente reciclables o de base biológica.
2. Recuperación de recursos: recuperar recursos útiles de los materiales, subproductos o residuos.
3. Extensión del ciclo de vida de productos: extender los ciclos de vida de productos por medio de su reparación, actualización y venta, así como a través de la innovación y el diseño del producto.
4. Plataformas de intercambio: conectar a los usuarios del producto entre sí y fomentar el uso compartido, el acceso o la propiedad.
5. Productos como un servicio: alejarse de la propiedad del producto y ofrecer a los clientes acceso pagado a éstos permite a las empresas conservar los beneficios de la productividad de los recursos circulares.

A su vez, señala distintas tecnologías para implementar dichos modelos: las digitales, como el Internet de las Cosas, blockchain o Big Data, que permiten monitorear la utilización de los recursos y la capacidad de desperdicio; las físicas, como la robótica, la impresión 3D o la nanotecnología, que ayudan a reducir la producción y los costes de los materiales; y las biológicas, que ayudan a las empresas a alejarse de las fuentes de energía basadas en fósiles.

· ¿Dónde encontrar expertos en economía circular?

Uno de los principales retos para afrontar el cambio que supone la economía circular es contar con líderes empresariales capaces de adoptar esta mentalidad circular. ¿Quién dispone de los conocimientos sobre estos nuevos modelos de negocios y tecnologías? Aquellos expertos formados en la materia que sepan liderar la transición empresarial a través del diseño de negocios circulares.

En EOI ofrecen la oportunidad de aprender con el Máster en Economía Circular y de entrenarte para los nuevos desafíos de la mano de directivos, expertos y emprendedores protagonistas en este mundo digital y competitivo. El máster tiene un enfoque muy práctico, ya que los estudiantes desarrollarán un proyecto empresarial en el que demostrarán todo lo aprendido sobre desarrollo sostenible, gestión financiera, design thinking, gestión de residuos o el ciclo de vida de los productos y servicios.

Por su parte, los directivos interesados en incorporar la sostenibilidad en su negocio pueden cursar el Máster en Desarrollo Sostenible y Responsabilidad Corporativa para saber cómo desarrollar estrategias de responsabilidad social e incorporar la innovación en todo el proceso. Durante el máster aprenderán a dar respuestas a las demandas de grupos de interés cada vez más numerosos, a poner en marcha mejores prácticas y a familiarizarse con el concepto de Inversión Socialmente Responsable.

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad

* Tu email no se mostrará en la página.