Mastermania.com

Cómo evitar los 7 errores más comunes de una entrevista de trabajo

La entrevista de selección es una oportunidad de mostrar en pocos minutos ser la persona idónea que busca la empresa. Es el momento de sacar al profesional que llevas dentro y exponer de manera atractiva y concisa los conocimientos, actitudes y experiencia que convenzan al entrevistador que eres el candidato perfecto para el puesto vacante.

imagen Cómo evitar los 7 errores más comunes de una entrevista de trabajo



¿Cómo demostrar tanto en tan poco tiempo? ¿Cómo causar la impresión deseada? ¿Qué falla en una entrevista? Nadie nos explica porqué nos excluyen de un proceso de selección tras la entrevista de trabajo, por ello es importante hacer una reflexión de todos los aspectos relacionado con la entrevista, para evaluar qué se puede mejorar.

Conocer los errores más frecuentes es la mejor forma de evitar caer en ellos en próximas entrevistas de trabajo, por ello es conveniente aprender de los 7 errores más comunes.


1º) Cómo vestir

La primera impresión es la que cuenta, y no hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión. Por ello, es importante vestir de manera adecuada para que el entrevistador tenga una excelente idea que cómo somos.
No se trata de ir "disfrazado" o incómodo, sino de transmitir una imagen profesional y responsable, acorde al puesto al que se opta o en concordancia con el estilo de la empresa.
Por ello, es importante evitar vestir colores llamativos, vaqueros, pantalón corto, vestido de verano o chándal, utilizar camisa mejor que camiseta o polo, llevar calzado cubierto, no abusar de complementos (anillo, pulseras, collares...), no utilizar maquillaje en exceso, dejar los piercings en casa (si están en un lugar visible durante la entrevista) y utilizar ropa de la talla apropiada.
No olvidar que un proceso de selección se compone de varias entrevistas, por lo que vestir de manera adecuada es igual de necesario en cada una de esas visitas, y hay que recordar cómo se acude vestido a la empresa para evitar utilizar la misma ropa.
La forma de vestir cobra especial trascendencia para el entrevistador en la selección de puestos que tengan contacto directo con clientes o colaboradores, ya que la imagen de esas personas será la imagen de la empresa.

2º) Comportamiento en la empresa

La entrevista no se ciñe sólo al momento entrevistador y entrevistado en una sala.
La evaluación del candidato comienza desde que éste entra en la empresa, lo cual incluye la interacción con el personal de recepción, el tiempo de espera, las palabras intercambiadas con el entrevistador hasta el lugar de entrevista o la conversación una vez finalizada la entrevista hasta la puerta de salida. Aunque son momentos que no forman parte de la entrevista de trabajo formal, también aportan información al entrevistador, por lo que es importante asegurarse que la información que perciba en esos momentos, refuerce la información que aporte el curriculum o la entrevista formal.

3º) Normas de Cortesía

Aunque resulta evidente, es importante cumplir con ciertas normas de cortesía como son la puntualidad, respetar el turno de palabra durante la entrevista, saludar correctamente o realizar alguna acción de seguimiento en los días posteriores, ya sea por teléfono o por email.
En el saludo inicial la mano debe estrecharse con firmeza, pero sin mostrar demasiado ímpetu ni poca fuerza, manteniendo la mirada a los ojos. Si la entrevistas tiene lugar con más de una persona, el entrevistado debe dirigirse a todas en sus respuestas, independientemente de quien formule la pregunta.
En los días posteriores a la entrevista, lo habitual es que la empresa contacte al candidato y le informe si continúa o no en el proceso de selección. No obstante, si eso no se produce, el entrevistado puede realizar una llamada o mandar un email de seguimiento. Ese nuevo contacto se puede aprovechar para dar las gracias, reflexionar sobre lo que se aprendió en la entrevista y confirmar el interés en el puesto, confirmando así porqué se es el candidato idóneo.
Al igual que la forma de vestir, las normas de cortesía cobran especial importancia para el entrevistador, en los procesos de selección de puestos orientados al contacto directo con clientes o colaboradores.

4º) Curriculum

No sólo es importante saber hacer un curriculum en cuanto a su organización, información o extensión, sino cuidar al máximo los errores ortográficos.
La mala imagen de una personas que escribe con faltas de ortografía se puede trasladar en una mala imagen de la empresa que la contrate, por ello, sea cual sea la titulación del candidato o el puesto al que opte, la empresa prescindirá de alguien con errores ortográficos.
Un curriculum extenso no impresiona, por ello, hay que estructurar la información para sea destacado, conciso y focalizado al puesto al que se opta. Pero con cuidado, ya que un curriculum demasiado breve es igualmente peligrosos.
Por más conocimientos o experiencia que nos hagan idóneos para el puesto, es importante, facilitar esa información al seleccionador desde un principio y evitar que reciba exceso de información que le lleve a esa conclusión.
No mentir en el curriculum, ya que las personas que realizan la selección y las entrevistas, están habituados a que se adorne y se exagere la información, y por ello, cada vez es más frecuente que al citar para una entrevista soliciten se acuda con una vida laboral reciente.

5º) Conocer la empresa

En el proceso de búsqueda de empleo se envían curriculums a muchas ofertas de empleo, pero una vez que se llega a la entrevista, hay que tener información de la empresa a la que se opta. Para ello es importante acceder a la web corporativa, buscar por internet o visitar el perfil de la empresa en redes sociales, pero nunca realizar preguntas al entrevistador.
Invertir unos minutos en conocer la empresa permitirá al entrevistado mostrar esa información en el desarrollo de la entrevista en mayor o menor medida, según transcurra.

6º) Definir objetivos

Hay que acudir a una entrevista teniendo claros y definidos los objetivos profesionales. El entrevistador se llevará una mala impresión si el entrevistado "no sabe lo que quiere hacer".
Los reclutadores no buscan un "hombre orquesta", salvo que así se especifique en la oferta de empleo, por lo que verán con buenos ojos a una persona con unos objetivos claros por la manera en que éstos contribuirá a los objetivos de la empresa.
Un aspecto que refuerza la imagen del entrevistado ante el entrevistador, es indicar cómo los objetivos de la empresa coinciden con sus objetivos profesionales y qué valor aporta el candidato a la empresa.

7º) Perfil en redes sociales

Cada vez es más frecuente que las empresas realicen sus procesos de selección a través de los perfiles profesionales en redes sociales, por ello en muchos casos "Si no estás en las redes sociales, no existes". Linkedin es un lugar donde mostrar y resaltar las habilidades sociales, ofrecer información profesional relevante y mostrar los contactos alcanzados durante la trayectoria laboral.
Por esta razón es importante que la información del perfil profesional esté expuesta de una manera concisa y atractiva, y coincida plenamente con los contenidos del curriculum. En los perfiles profesionales se pueden reforzar algunas de las cosas que se detallan en el historial laboral, con recomendaciones de jefes y ex-compañeros de trabajo o aptitudes que nuestros contactos destacan de nosotros.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

Comentarios de la noticia

  • Anónimo 2013-08-01 23:22:39

    exelentes tips para ponerlos en marcha. saludos

  • Anónimo 2013-06-28 11:55:21

    Buen artículo! Siempre vamos con prisas y este tipo de trucos siempre viene bien.

  • Anónimo 2013-06-27 12:38:00

    En alguna ocasión llamé después de la entrevista y pensé que igual no debiera haberlo hecho, ahora veo que actué bien, muchas gracias por todo lo anteriormente comentado, es de gran interés y ayuda, salud para todos.

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad