Mastermania.com

Trabajar como freelancer

¿Te lo estás planteando? ¿Ya lo has decidido? Te damos algunos consejos.

Quien lo probó lo sabe. Trabajar por cuenta propia es un placer, pero nada fácil. Ante la falta de buenas oportunidades laborales, cada vez más profesionales optan por ganarse la vida como freelancers. La decisión responde a una doble inquietud: por un lado, obtener el máximo beneficio del trabajo propio. Por otro, la voluntad de desarrollar una actividad acorde con las inquietudes personales. En otras palabras: trabajar para uno mismo.

Esta no tan nueva pero sí creciente forma de trabajar requiere organización, disciplina y compromiso con el proyecto propio. Se dice pronto. Te damos algunas claves para crecer profesionalmente a tu modo sin desbordarte:

1) Inventa tu jornada. Rutina no es sinónimo de tedio, sobre todo si su diseño está en tus manos. Establece un horario razonable (ya te encargarás de saltártelo, no te preocupes) y un tiempo para cada tarea.

2) Sé flexible. Como -¡afortunadamente!- no todos los días son iguales, tendrás que hacer un esfuerzo extra durante los picos de actividad. Intenta que cuando lleguen te pillen con los deberes hechos adelantando tareas en los períodos de menor actividad.

3) Compromisos asumibles. No aceptes más trabajo del que puedes manejar. Esto es fácil de decir, pero sabemos que en la práctica resulta complicado, sobre todo si tus gastos fijos son altos. Pero ojo, ese proyecto que iba a llevarte 8 horas diarias fácilmente puede acabar suponiendo 12. Trata de planificar con cierto margen de tiempo.

4) Ponte precio. Al principio será difícil saber cuándo cobrar por hora y cuándo hacerlo por proyecto, y cuánto. La experiencia te lo aclarará. Ten presente que, por mucho que te guste tu trabajo, lo que haces no es un hobby. Acláralo cuando sea necesario, hay algún pirata suelto.

5) Descansa. Éste es el gran conflicto. “¿Cómo voy a ir a cenar con amigos con la de trabajo que tengo pendiente?". Saliendo por la puerta camino del restaurante. Márcate tiempos “intocables" y no los traiciones salvo que sea estrictamente necesario.

6) Disfruta. En los momentos más duros, recuerda por qué elegiste ser un profesional independiente. Acuérdate de cuando te decían qué hacer y cómo. Saborea que ahora trabajas a tu manera. ¡Nadie dijo que fuera fácil!

TAGS: Empleo
   Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad