El reto de la universidad española de promocionar su imagen internacional tras la pandemia

Sofía Riesco

La gestión de la crisis sanitaria está afectando al aspecto exterior del sistema universitario español, que ha visto reducida la movilidad de los estudiantes extranjeros.

imagen El reto de la universidad española de promocionar su imagen internacional tras la pandemia

La suspensión de las clases en la Universidad de Granada, en la Universidad Ramón Llull y en la Politécnica de Valencia no ha impedido a su rectora y rectores participar en el debate online organizado por la Fundación CYD para analizar el salto a lo virtual al que se han tenido que adaptar rápidamente todas las universidades españolas. De hecho, resaltan que gracias a los planes de contingencia y protocolos de actuación sanitarios establecidos al inicio del curso, todas han podido cambiar rápidamente, en apenas 48 horas, a la modalidad online.

Esas mismas 48 horas fueron las que tuvieron al principio de la pandemia para trasladar años de historia de docencia presencial al territorio virtual. Todos coinciden en que no ha sido fácil, e incluso aseguran que era irrealizable. Sin embargo, lo hicieron y están satisfechos con el resultado. “La clave ha estado en la tecnología", apunta la rectora de la Universidad Alfonso X El Sabio, Isabel Fernández, que añade que gracias a ésta, podrán “ tomar decisiones y garantizar la prestación del servicio".

No obstante, el principal inconveniente que se han encontrado ha sido la evaluación. Aunque muchas universidades ya optan por la evaluación continua, la rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, asegura que se necesita “mucha experiencia" para ello. Una experiencia que ya tienen en la Universidad Oberta de Cataluña, que es completamente online y que no se ha visto tan afectada por la pandemia como las presenciales. Su rector, Josep Planell, afirma que “la pandemia ha enfrentado a la educación superior con el siglo XXI" y que “es la gran oportunidad del sistema universitario para usar la tecnología".

Todos coinciden en el enorme esfuerzo que se ha hecho desde la universidad, tanto a nivel docente como de personal e investigador, al igual que de soporte técnico y del alumnado. Para el rector de la Universidad Politécnica de Valencia, Francisco José Mora, se han “superado todas las expectativas", ya que “se ha reaccionado de una forma rápida y coherente".

El reto de mejorar la reputación internacional de la universidad española

Uno de los retos a los que se va a tener que enfrentar la universidad española tras la pandemia va a ser la de mejorar su imagen internacional. La gestión de la crisis sanitaria está afectando al aspecto exterior, haciendo que muchos se pregunten si es seguro estudiar en España. Los rectores aseguran que lo es, pero que se puede revisar la manera de comunicar la situación y las medidas, “sobre todo para el alumnado extranjero", apunta la rectora de la UAX.

“La reputación de la universidad española no puede salir mal parada", recalca el rector de la URL, que aboga por hacer “una campaña de promoción del sistema universitario español a nivel internacional." Y no solo en lo referido a atraer estudiantes extranjeros, sino a las redes de cooperación establecidas con otras instituciones de educación superior, que “se basan en el contacto personal", como apunta el rector de la UPV. “El reto de las universidades es crear un nuevo tejido de alianzas con universidades de fuera para no perder las estrategias ya establecidas", añade.

Analizando lo que depara el futuro a la universidad tras la pandemia y sobre cómo afectará a los titulados que van a estudiar con este modelo híbrido, alternando lo presencial y lo virtual, Mora cree que la formación online saldrá reforzada de esta situación, pero también la presencialidad, “que ahora ve realzado su valor." De hecho, el rector de la Ramón Llull señala que los alumnos que van al campus físico “demandan un valor añadido a la presencialidad", y que es la oportunidad de las universidades para “reinventarse".

Este curso se ha priorizado que acudan al campus los alumnos más jóvenes, aquellos de primer año que deben “adquirir unas competencias y habilidades" que otros estudiantes de más edad ya han adquirido. Pero la comunidad universitaria no solo la conforma el rango de edad de 18 a 25 años. “Los seniors quieren ir al campus, no quieren lo online. Ellos valoran el encuentro entre nuevas personas y el aprendizaje que proviene de sus hobbies", asegura el rector de la Politécnica de Valencia en referencia a la Universidad para Mayores.

Todas las universidades que participaron en el debate inciden en que seguirán siendo presenciales, a excepción de la UOC que siempre ha sido virtual, y que recalca el hecho de que una universidad online se dirige a otro público. “Nuestro estudiante tipo tiene una media de 30 años, tiene familia e hipoteca y trabaja. La universidad online se enfoca a la formación a lo largo de la vida, donde la virtualidad es relevante" para este alumnado que compatibiliza estudios y trabajo.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad