Mastermania.com

Cómo conseguir empleo en la empresa en la que somos becarios

La escuela europea TISOC Coaching, difunde unas serie de pautas dirigidas a becarios que quieran quedarse a trabajar en las empresas con las que colaboran. A través de 10 pautas, Ricky Gomes, explora actitudes especialmente valoradas en el ámbito empresarial y claves para elaborar un plan de acción que nos permita pasar de una beca a un contrato de trabajo.

imagen Cómo conseguir empleo en la empresa en la que somos becarios

Según Gomes: “Contratar a un becario como trabajador en nómina permite testar a esa persona antes de su incorporación, transmite idea de solidez y supone un oportunidad motivadora para el que se incorpora. El becario tiene muchos puntos a favor para ser contratado".

Decálogo para pasar de becario a empleado

1. Evalúa si tu objetivo es realista o no lo es desde una perspectiva optimista. Si creemos firmemente que podemos pasar de becarios a empleados es mucho más fácil que cada uno de nuestros gestos transmita un sentido de pertenencia a la organización, algo sutil pero que los especialistas en selección y directivos huelen a kilómetros y valoran mucho. Somos lo que pensamos.

2. Identifica la cultura corporativa y adáptate a ella. No se trata de transformarnos en otra persona sino de tener en cuenta esa cultura para adaptarnos dentro de nuestra identidad. A veces es más importante encajar que ser muy bueno.

3. Traza un plan de acción por escrito desde los primeros días. Confía en tus recursos, seguro que pensado un poco se te ocurren cosas interesantes que puedes hacer para obtener tu primer empleo dentro de esa empresa. Desde mostrar tu valía a las personas adecuadas, hasta hacer saber que te desenvuelves muy bien en el área que está creciendo dentro de la empresa.

4. Escucha con filtro los consejos de los amigos o familia, tú tienes más información que nadie para hacer un plan efectivo. Con la mejor intención del mundo pueden transmitirte falsas creencias que no te hagan ningún favor. Conoces a la empresa desde dentro, ves todos los días como trabajan, lo que les gusta y lo que no les gusta tanto, tienes identificadas a las personas clave, aquellas que tienen algo que decir en materia de contrataciones. Si lo piensas detenidamente dispones de muchísima información útil.

5. Muestra con tus palabras y acciones que te interesa trabajar en esa organización en concreto. Generalmente a un colaborador junior no se le suele pedir un gran curriculum, ya que está comenzando su carrera y no puede justificar mucho más allá de un determinado nivel formativo y una experiencia muy limitada. A cambio sí que se le suele pedir un alto grado de motivación y de compromiso, que anticipe las ganas de aprender y de crecer en la empresa.

6. Los objetivos de la empresa van por delante de tu lucimiento personal. Identifica los objetivos de la empresa, alinéate con ellos y tenlos en cuenta en cada una de las tareas del día a día. Muchos becarios insisten tanto en colgarse medallas que acaban trasladando una imagen superficial y poco resolutiva.

7. Sé curioso. Sin interferir en el trabajo de los demás ni molestar a tus compañeros (estás ahí para trabajar), investiga, pregunta y muestra interés por todas aquellas parcelas de la vida de la empresa que creas que puedan ayudarte a comprenderla y a integrarte en la misma.

8. Asume tu papel. No quieras darte demasiada prisa por prosperar. La arrogancia y la impaciencia son malas compañeras de viaje para un becario. Ten en cuenta que muchos de tus compañeros senior han pasado por la misma experiencia, y esperan que tú te la tomes con el mismo talante de aprender y absorberlo todo que ellos mostraron en su momento. No hay nada más irritante que un novato sin la humildad suficiente para reconocer sus limitaciones.

9. Ten iniciativa. Lo peor que puedes hacer es quedarte instalado en tu zona de confort. Si te quedas sin tarea, búscate la forma de ayudar a tus compañeros. Ofrécete. Tus mentores no siempre van a tener tiempo para dedicarte. Demuéstrales que eres una persona de recursos.

10. Intégrate en el equipo. Tu talento vale de poco para la empresa si no está al servicio del equipo. Tus éxitos serán los éxitos del equipo y tus equivocaciones, más frecuentes al principio de una carrera, también serán compartidos. Probablemente la opción que más te convenga sea aparcar el ego y contribuir a un equipo bien cohesionado.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad